Odontopediatría

Odontopediatria

Dentro del campo de la odontología, la odontopediatría, como su propio nombre indica, se encarga del tratamiento, mantenimiento y prevención de la salud dental de los niños. En este sentido, el odontopediatra puede tratar desde una caries hasta eventuales problemas de oclusión.

En la Clínica Dental Domínguez Cañaveras nos afanamos en eliminar el miedo y ansiedad que pueden sentir los más pequeños ante un tratamiento dental. Lo logramos echando mano de las mejores técnicas y haciendo gala de un trato al paciente cercano y didáctico.

Cualquier problema en los dientes de leche que no se trate puede influir en la dentición permanente

¿Cuándo se debe realizar la primera visita al odontopediatra?

Nuestros especialistas en odontopediatría atenderán a los más pequeños en consulta desde su nacimiento hasta los seis años de edad. Se volcarán en cuidar su dentición temporal, los dientes de leche, y después, hasta los doce años, la dentición definitiva. Llegada esa edad, el paciente ya pasará a ser atendido por un odontólogo de adultos.

La dentición decidua, los dientes de leche, comienza por lo general a los seis meses de edad. En ese momento es conveniente comenzar con rutinas de higiene bucodental, sobre todo incidiendo en las encías después de cada toma del lactante.

En la Clínica Dental Domínguez Cañaveras, recomendamos que la primera visita al odontopediatra se realice entorno a los dos años o dos años y medio de edad. De todos modos, si se detecta alguna anomalía o problema en la dentición del niño antes de ese momento, habrá que acudir al odontopediatra para que evalúe la situación. El especialista revisará al paciente en busca de posibles patologías en los dientes o en las encías, prestando especial atención a eventuales anomalías maxilares y mal-oclusiones.

Yendo a la consulta de odontopediatría podremos además detectar malos hábitos de forma temprana y corregirlos. Por ejemplo, la succión digital que puede provocar la mal-posición dental.

El odontopediatra también enseñará a los pequeños las pautas adecuadas para cepillarse los dientes y mantener en consecuencia una correcta higiene bucodental.

¿Cómo evitar que los niños tengan miedo al odontopediatra?

Es clave hacer todo lo posible para que el niño se sienta cómodo en la consulta. Algo en lo que tiene mucho peso la actitud de los padres y de los profesionales.

Nuestros consejos son:

  • Generar una actitud positiva y divertida ante la visita al dentista y ante la figura del odontopediatra.
  • Quitar importancia a la visita, abordarlo con naturalidad.
  • Explicar a los más pequeños la importancia de la prevención con revisiones periódicas.
  • Establecer lazos de confianza con el odontopediatra para crear un ambiente relajado.

En la Clínica Dental Domínguez Cañaveras velamos por la salud bucodental de los más pequeños recordando que la prevención siempre será el mejor de los tratamientos.

¿Por qué es tan importante visitar al odontopediatra con regularidad?

La infancia es una etapa determinante para un correcto desarrollo bucodental. Además, es importante transmitir a los más pequeños unos correctos hábitos de higiene bucodental.

Cuidar la dentición temporal, los dientes de leche, es clave para el posterior desarrollo del niño a nivel estético y a nivel del habla, articulación y de masticación de alimentos.

¿Cuál es el mejor momento para alinear los dientes de los niños?

Normalmente los ortodoncistas optan por esperar a que hayan erupcionado todos los dientes definitivos para recomendar un tratamiento de ortodoncia.

Algunos problemas, como por ejemplo el apiñamiento dental, no se suelen detectar hasta los 10 años. Si el niño sufre problemas evidentes de mordida o en la mandíbula, el odontopedriatra recomendará posiblemente comenzar con un tratamiento específico.

Por lo general, es aconsejable iniciar el tratamiento cuanto antes, en un momento en el que los dientes y la mandíbula de los niños y adolescentes todavía están en fase de desarrollo.

Me preocupa que mi hijo se chupe el dedo. ¿Puede afectar a sus dientes?

El mantenimiento de este hábito, típico de los bebés, en la etapa infantil puede provocar que los dientes anteriores se desplacen hacia delante y la consiguiente deformación del maxilar superior. Si el problema persiste puede ser necesario recurrir a un tratamiento de ortodoncia.

Mi hijo ha perdido un diente de leche muy temprano. ¿Qué significa? ¿Es perjudicial?

Los dientes de leche son claves porque mantienen el espacio para los dientes permanentes. Si se pierden antes de tiempo, por ejemplo a los 4-5 años, se pueden utilizar mantenedores de espacio en el lugar donde falte una pieza. Se trata de evitar que se cierre el espacio, lo que podría ocasionar una erupción incorrecta del futuro diente permanente.